Desde hace años, ocuparse del campo ha dejado de ser una labor artesanal para convertirse en una actividad tecnificada orientada al aumento de la producción, a la disminución de costes y a la sostenibilidad. ¿Queréis saber más sobre cómo ha influido la tecnología en la agricultura? Seguid leyendo!

agricultores mirando portatil

A día de hoy, la agricultura se beneficia de una tecnología de última generación cuando tradicionalmente siempre ha sido un sector poco vinculado a la vanguardia técnica.

Los cambios empezaron a partir de la revolución industrial y se intensificaron cuando apareció el tractor (siglo XX). Y es que en 1950 una hectárea de cultivo daba de comer a dos personas, mientras que en 2005, solamente 15 años más tarde, esta cifra se había doblado.

En la agricultura de precisión la base fundamental es la adquisición de datos de todas las zonas del terreno para así poder tomar decisiones. De esta manera, aplica la robótica, los drones, utiliza imágenes multiespectrales, satélites, GPS,… con el fin de tener un conocimiento exacto de la parcela. A partir de aquí, se puede programar la maquinaria para minimizar los costes en gasolina de los tractores, que las plantas se rieguen lo justo para ahorrar agua y aumentar la calidad y la producción,…

Otro de los aspectos donde la agricultura ha evolucionado muchísimo es en el riego. Actualmente existen los sistemas de riego inteligente que permiten ahorrar agua a agricultores y jardineros. Su tecnología, además de innovadora, es sumamente sencilla: unos sensores clavados en la tierra miden su nivel hídrico. Mediante ondas de radio se traspasan esos datos a una centralita que se encarga de activar o no el riego, según la necesidad que tengan las plantas en ese momento.

 Como habéis visto, en la actualidad todo se tecnifica y la agricultura no podía ser menos.

Qué os ha parecido? Nos dejáis un comentario?