El artículo que os traemos hoy trata de un tema bastante importante para nuestras plantas: el riego. En especial, las consecuencias que tienen nuestras plantas si sufren estrés por falta de riego.

¿Qué sucede si nuestras plantas tienen menos agua de la que necesitan?

  • Las hojas tienen un color apagado, sin brillo.
  • Se secan las puntas. A medida que la sequía es mayor y se prolonga en el tiempo, se va secando toda la hoja (lee el artículo sobre las hojas aquí).
  • La tierra, al estar muy seca, cuando reguemos no absorberá el agua que le subministremos de manera correcta.
  • Las hojas amarillean.
  • Se puede observar como las hojas no están erguidas y hasta pueden llegar a caer.
  • Las hojas se enrollan con el fin de no perder agua por evaporación.
  • La planta, en su esfuerzo por ahorrar recursos, aborta las flores

Parallax-4-sensor-en-jardin

 ¿Cómo podemos evitarlo?

  • Teniendo en cuenta la estación del año en que nos encontramos así como la previsión de lluvias.
  • Debemos comprobar que no esté obstruido el orificio de riego.
  • Tendremos en cuenta si las plantas están situadas en una zona donde estén muy expuestas al aire, ya que éste seca mucho la tierra.
  • Instalar un sistema de riego que sea capaz de medir la cantidad de agua que tiene el suelo. Por ejemplo, Intelliwater tiene unos sensores que simulan las raíces de las plantas y calcula en todo momento si las plantas tienen agua suficiente. En caso de que así sea, no activa el riego.

 Nos sigues ya en Facebook y Twitter?