Mayo es el mejor mes para plantar los bulbos que florecerán en verano debido a que ya no existe riesgo de heladas. Azucenas, lirios de agua, calas, gladiolos, nardos, dalias,… son algunas de las muchas especies que podemos plantar en esta época.

Aunque la flor de los bulbos dura poco, es una planta que no requiere grandes esfuerzos para su cuidado.

En este tipo de planta el drenaje y un buen riego son fundamentales. Con Intelliwater S100 o con el S200 o S250 (si es una mayor extensión) podremos proporcionar el agua que necesitan en su justa medida. No olvidemos que si en la tierra hay mucha humedad, los bulbos se pudren.

rama de gladiolos

Plantados junto a un árbol o entre plantas vivaces se convertirán en un centro de atracción visual. También lucen muy bonitos si los utilizamos para crear un borde.

Lucen más si los plantados en grupos pequeños, como si fueran manchas. En este caso, crea un mayor impacto visual si son de la misma variedad o color.

Si plantamos bulbos que florecen en primavera y también otros que florezcan en verano tendremos flores durante un largo periodo de tiempo y el jardín no quedará despoblado una vez acabada la floración.

Plantar especies que puedan utilizarse como flor cortada permitirá la creación de ramos que también adornaran el interior. Son ideales los gladiolos, las dalias y los liliums. Para ello, solamente tendremos que tener en cuenta de plantarlos algo más juntos para que se apoyen entre ellos y el tallo quede recto.

Jugar con la altura será muy interesante. Por ejemplo, los bulbos más altos como los gladiolos o el lilium quedan muy bien combinados con arbustos. Por el contrario, los que son más bajos quedan perfectos entre las plantas rastreadoras (la altura de la planta tapizante no debe ser superior a la mitad de la altura del bulbo).

Si lo deseas, puedes leer éste artículo donde te explicamos unos cuantos trucos para ahorrar agua de riego.

Agregadnos a Facebook y estad al día de las novedades!