Hay distintas épocas del año donde las plantas tienen necesidades especiales de riego y una de ellas es la primavera.

Tres de las tareas más importantes de esta etapa son:

  • Fertilizar: es importante hacerlo antes de la siembra para dar fuerza a las plantas para crecer y dar frutos. Deberemos regar en la justa medida para evitar que el fertilizante se diluya demasiado y las plantas no puedan absorberlo. También puede ocurrir todo lo contrario, que no se pueda diluir y por lo tanto corramos el riesgo de que además de no aportarles esos nutrientes extra nos pueda quemar la base de la planta.
  • Resiembra: cuando plantamos semillas debemos ir con mucho cuidado al regar, ya que si aportamos mucha agua al subsuelo, las semillas corren el riesgo de colocarse demasiado profundas y que les sea más difícil crecer.
  • Escarificación: esta tarea tiene un doble beneficio ya que además de eliminar las raíces muertas, removemos la tierra y esta puede oxigenarse de manera natural.

El uso de los sistemas auxiliares de riego del S250 y S200 de Intelliwater es muy útil en casos como estos. Dispone de 4 modos de riego auxiliar especialmente pensados para cuando realicemos estas tareas. Hay por ejemplo, un modo que consiste en 3 ciclos de riego durante 3 o 5 días seguidos, así el fertilizante puede diluirse totalmente. O podríamos usar el de 3 ciclos durante un solo día. O el de 3 ciclos durante 5 días pero a días alternos.

Intelliwater S200 y S250 Starter Pack

Centralitas avanzadas del sistema Intelliwater para 4 y 8 zonas

Como podéis ver, hay diferentes modalidades para que cada uno encuentre la que le va bien en el momento que lo precise.

Además, permite controlar hasta 8 zonas de riego distintas en tiempo real y sin esperas, lo cual nos permite saber en cualquier momento cuanta humedad tiene la tierra de nuestra parcela, aunque tenga necesidades diferentes.

Si queréis leer más artículos, pinchad aquí!