Hoy os traemos un tema que es considerado de vital importancia tanto en jardines como en cultivos agrícolas: el drenaje.

Es muy importante que si utilizamos un sistema de riego tradicional tengamos un buen sistema de drenaje puesto que las plantas pueden quedar con exceso de agua debido a la lluvia o al riego.

¿Cómo podemos saber si tenemos que mejorar nuestro drenaje? Muy sencillo, si después de llover o de regar quedan charcos que tardan varios días en evaporarse.

Aunque hay especies que resisten mejor que otras el exceso de agua, la mayoría sufren cuando se produce esta situación porque se asfixian. A parte, los hongos que suelen vivir en el suelo, en condiciones de humedad se reproducen con una mayor facilidad y infectan las plantas.

¿Cuándo y dónde tenemos problemas de drenaje?

  • En jardines que están cerrados con muros. Un jardín con paredes puede acumular más agua. Además, las paredes hacen sombras donde es más difícil que haya evaporación.
  • En la base de las pendientes. Por gravedad, toda el agua sobrante se estanca en esa zona.
  • En zonas del terreno que tengan forma de U. En la zona del medio se acumulará el agua.
  • Los suelos arcillosos drenan peor que los de arena.

 

lavanda

 Soluciones a un mal drenaje natural:

  • Alisar el terreno para que no queden agujeros
  • Crear pendientes
  • Crear zanjas en aquellos lugares donde se acumula el agua de forma natural. Esto también permitirá aprovecharla para otras tareas.
  • Tener las plantaciones en altura mediante los caballones.
  • Hacer drenajes verticales (pozos) donde se deposite el agua drenada.
  • Agregar materia orgánica y arena

¿Demasiado complicado? ¡Tenemos la solución! Los sistemas de riego inteligente como Intelliwater riegan solamente lo que las plantas necesitan, sin dejar encharcado el terreno porque activan el riego en ciclos cortos. Con ello, las plantas pueden absorber toda el agua que necesitan y no hay excesos.

Pruébalo!